Su salud mental influye en cómo piensa, siente y se comporta en la vida diaria. También afecta su capacidad para lidiar con el estrés, superar desafíos, establecer relaciones y recuperarse de los contratiempos y las dificultades de la vida. Ya sea que busque hacer frente a un problema específico de salud mental, manejar mejor sus emociones o simplemente sentirse más positivo (a), hay muchas formas de controlar su salud mental, comenzando hoy.

 

 

¿Qué significa ser mentalmente saludable?

La salud mental se refiere a su bienestar psicológico general. Abarca la forma en que se siente acerca de si mismo (a), la calidad de sus relaciones y su capacidad para manejar sus sentimientos y enfrentar las dificultades.

La salud mental no es solo la ausencia de problemas de salud mental. Ser mental o emocionalmente saludable es mucho más que estar libre de depresión, ansiedad u otros problemas psicológicos. En lugar de la ausencia de enfermedad mental, la salud mental se refiere a la presencia de características favorables o positivas.

 

 

Las personas que están mentalmente sanas tienen:

  • Un sentido de satisfacción.
  • Un entusiasmo por la vida y la capacidad de reír y divertirse.
  • La capacidad de lidiar con el estrés y recuperarse de la adversidad.
  • Un sentido de significado y propósito, tanto en sus actividades como en sus relaciones.
  • La flexibilidad para aprender nuevas habilidades y adaptarse al cambio.
  • Un equilibrio entre trabajo y juego, descanso y actividad, etc.
  • La capacidad de construir y mantener relaciones satisfactorias.
  • Confianza en sí mismo y autoestima.

Estas características de salud mental le permiten participar en la vida en la mayor medida posible a través de actividades productivas, significativas y relaciones sólidas. Estas características positivas también lo ayudan a enfrentar los desafíos y el estrés de la vida.

 

 

La relación entre resiliencia y salud mental

Tener una salud mental sólida no significa que nunca pase por malos momentos ni tenga problemas emocionales. Todas las personas pasamos por desilusiones, pérdidas y cambios. Y si bien estas son partes normales de la vida, aún pueden causar tristeza, ansiedad y estrés. Pero al igual que las personas físicamente sanas son más capaces de recuperarse de una enfermedad o lesión, las personas con una buena salud mental son más capaces de recuperarse de la adversidad, el trauma y el estrés. Esta habilidad se llama resiliencia.

Las personas que son emocionalmente y mentalmente resistentes tienen las herramientas para hacer frente a situaciones difíciles y mantener una perspectiva positiva. Permanecen enfocados (as), flexibles y productivos (as), tanto en los malos tiempos como en los buenos. Su capacidad de recuperación también hace que teman menos las nuevas experiencias o un futuro incierto. Incluso cuando no saben de inmediato cómo se resolverá un problema, tienen la esperanza de que finalmente se encuentre una solución.

 

 

Cómo mejorar su salud mental

Cualquiera puede sufrir problemas de salud mental o emocional. Solo este año, aproximadamente una de cada cinco personas sufrirá de un trastorno mental diagnosticable. Sin embargo, a pesar de lo comunes que son los problemas de salud mental, muchas personas no realizan ningún esfuerzo por mejorar su situación.

Ignoran los mensajes emocionales que dicen que algo está mal y tratan de resistirse distrayéndose o automedicándose con alcohol, drogas o conductas autodestructivas. Acaparan sus problemas con la esperanza de que otros no se den cuenta. Esperan que su situación eventualmente mejore por sí sola, o simplemente se rinden, diciéndose a sí mismos que esto es así “porque así son”.

La buena noticia es que no tiene que sentirse mal. Hay prácticas que puede adoptar para elevar su estado de ánimo, volverse más resistente y disfrutar más de la vida. Pero así como requiere esfuerzo para construir y mantener la salud física, también lo es con la salud mental. Trabajar para tener salud mental es importante ya que el bienestar emocional es indispensable para tener calidad de vida.

 

 

¿Por qué a menudo se es reacio o incapaz de atender la necesidad de atención en salud mental?

La incapacidad para abordar necesidades de salud mental se debe a una variedad de razones:

  • En algunas sociedades, los problemas mentales y/o emocionales se consideran menos legítimos que los problemas físicos. Son vistos como un signo de debilidad o de alguna manera como culpa del individuo.
  • Algunas personas consideran erróneamente que los problemas de salud mental son algo de lo que se debería saber cómo “salir”. Los hombres, especialmente, a menudo prefieren reprimir sus sentimientos en lugar de buscar ayuda.
  • En la era moderna, algunas personas se obsesionan con buscar respuestas simples a problemas complejos. Buscan conexión con los demás mediante la comprobación compulsiva en las redes sociales en lugar de estar con personas en el mundo real para mejorar su estado de ánimo y aliviar la depresión; toman una píldora, en lugar de abordar los problemas subyacentes.
  • Muchas personas piensan que si buscan ayuda para los problemas mentales y/o emocionales, los tratamientos son prolongados y costosos.

 

 

Haga de las relaciones sociales una prioridad, especialmente cara a cara.

No importa cuánto tiempo dedique a mejorar su salud mental, necesitará que la compañía de otros se sienta y funcione de la mejor manera. Los seres humanos somos eminentemente sociales con necesidades emocionales para las relaciones con los demás. No estamos destinados a sobrevivir y mucho menos a prosperar, de manera aislada. Nuestro cerebro anhela la compañía, incluso cuando la experiencia haya generado timidez y desconfianza hacia los demás.

 

 

¿Por qué es tan importante la conexión cara a cara?

Las llamadas telefónicas y las redes sociales tienen su lugar, pero nada puede vencer el poder de eliminar el estrés y aumentar el estado de ánimo como el compartir tiempo cara a cara con otras personas.

La clave es interactuar con alguien que sea un “buen oyente”: alguien con quien pueda hablar regularmente en persona, que lo escuche. Un buen oyente escuchará los sentimientos detrás de sus palabras y no le interrumpirá, juzgará ni criticará.

La mayoría de las personas se sienten halagadas si confían en ellas. Si no siente que tenga a alguien a quien acudir, hay buenas maneras de entablar nuevas amistades y mejorar su red de apoyo. Mientras tanto, existe un gran beneficio al interactuar cara a cara con conocidos o personas que se encuentran durante el día, como vecinos o en el autobús. Haga contacto visual e intercambie una sonrisa, un saludo amistoso o una pequeña charla.

 

 

Sugerencias para conectarse con otros

  • Llame a un amigo (a) o ser querido y haga una cita para verse. Si ambos (as) llevan vidas ocupadas, ofrezca hacer espacio o hacer ejercicio juntos (as) por ejemplo. Trate de hacer que sea un encuentro regular.
  • Haga nuevos amigos (as). Muchas personas se sienten incómodas de hacer nuevos amigos (as) como usted, así que debe ser quien rompa el hielo. Vuelva a conectarse con un viejo (a) amigo (a), invite a un compañero (a) de trabajo a almorzar o pídale a un vecino (a) que le acompañe a tomar un café.
  • Salga de detrás de su televisor o computadora. La comunicación es una experiencia en gran parte no verbal que requiere que tenga contacto directo con otras personas, así que no descuide sus relaciones del mundo real en favor de la interacción virtual.
  • Sea participe. Únase a redes, grupos sociales o grupos de intereses especiales que se reúnan regularmente. Estos grupos ofrecen maravillosas oportunidades para conocer gente con intereses comunes.
  • No tenga miedo de sonreír y saludar a las personas con los que se cruza. Hacer una conexión es benéfico para ambos, ¡Y nunca se sabe a dónde puede conducir!

 

 

Mantenerse activo es tan bueno para el cerebro como para el cuerpo.

La mente y el cuerpo están intrínsecamente vinculados. Cuando mejore su salud física, experimentará automáticamente un mayor bienestar mental y emocional. La actividad física también libera endorfinas, sustancias químicas potentes que mejoran su estado de ánimo y proporcionan energía adicional. El ejercicio o actividad regular puede tener un gran impacto en los problemas de salud mental y emocional, aliviar el estrés, mejorar la memoria y ayudarle a dormir mejor.

 

 

¿Pero qué pasa si odia hacer ejercicio?

Bueno, no está solo (a). Levantar pesas en un gimnasio o correr en una maquina caminadora no es la idea de todos (as) para pasar un buen rato. Pero no tiene que ser un (a) fanático (a) del fitness para obtener los beneficios de ser más activo (a). Salga a caminar a la hora del almuerzo a través de un parque, lance un frisbee a su perro, baile con su música favorita, vaya caminando o en bicicleta a una cita o a su trabajo en lugar de ir en auto.

No tiene que hacer ejercicio hasta que esté empapado en sudor o con dolores musculares. Incluso una cantidad moderada de actividad física puede hacer una gran diferencia en su salud mental y/o emocional, y es algo en lo que puede participar ahora mismo, haciendo flexiones o estiramientos por ejemplo, en su lugar de trabajo para aumentar su energía y perspectiva, y ayudarlo a recuperar la sensación de control.

 

 

Cómo comenzar una rutina de ejercicios.

  • Trate de hacer 30 minutos de actividad la mayoría de los días. Si es más fácil, tres sesiones de 10 minutos pueden ser igual de efectivas. Comience dando un paseo o bailando una canción favorita.
  • Realice ejercicios rítmicos que involucren tanto los brazos como las piernas, como caminar, correr, nadar o bailar.
  • Agregue un elemento de atención sus entrenamientos. Concéntrese en cómo se siente su cuerpo cuando se mueve, en cómo sus pies tocan el suelo, por ejemplo, el ritmo de su respiración o la sensación de viento en la piel.

 

 

Aprenda a mantener sus niveles de estrés bajo control

El estrés tiene un alto costo en la salud mental y/o emocional, por lo que es importante mantenerlo bajo control. Si bien no se pueden evitar todos los factores estresantes, las estrategias de manejo del estrés pueden ayudarlo a recuperar el equilibrio.

Hable con una cara amable. La interacción social cara a cara con alguien que se preocupa por usted es la manera más efectiva de calmar su sistema nervioso y aliviar el estrés. Interactuar con otra persona puede frenar rápidamente las respuestas dañinas del estrés como «luchar o huir». También libera hormonas que alivian el estrés, por lo que se sentirá mejor incluso si no es capaz de alterar la situación estresante en sí.

Apele a sus sentidos. ¿Escuchar una canción edificante le hace sentir tranquilo? ¿Oler café molido o un aroma favorito? ¿Apretar una pelota funciona rápidamente para que se sienta centrado? Una vez que descubra cómo responde su sistema nervioso a la información sensorial, podrá calmarse rápidamente sin importar dónde o cuándo llegue el estrés.

Hacer del tiempo de ocio una prioridad. Participe en sus actividades favoritas sin otra razón que no sea que lo hagan sentir bien. Ver una película divertida, pasear por la playa, escuchar música, leer un buen libro o hablar con un amigo (a). Hacer cosas solo porque son divertidas no es indulgencia. El juego es una necesidad emocional y de salud mental.

Tiempo para la contemplación y el aprecio. Piense en las cosas por las que está agradecido. Medite, ore, disfrute la puesta de sol o simplemente tome un momento para prestar atención a lo que es bueno, positivo y bello a medida que avanza su día.

 

 

Controle las emociones para aliviar el estrés

Comprender y aceptar sus emociones, especialmente aquellas desagradables que trata de ignorar, pueden hacer una gran diferencia en su capacidad para manejar el estrés y equilibrar sus estados de ánimo. El artículo Manejo del estrés: sencillos pasos para controlar el estrés y recuperar el control de su vida puede mostrarle cómo hacerlo.

 

 

Una dieta saludable para la salud mental

A menos que haya tratado de cambiar su dieta en el pasado, es posible que no sepa cuánto de lo que come y no come, afecta la forma en que piensa y siente. Una dieta poco saludable puede afectar su cerebro y su estado de ánimo, interrumpir su sueño, agotar su energía y debilitar su sistema inmunológico. Por el contrario, cambiar a una dieta saludable, baja en azúcar y rica en grasas saludables, puede darle más energía, mejorar su sueño y estado de ánimo, y ayudarlo a verse y sentirse mejor.

 

 

No escatime en dormir, importa más de lo que piensa

Si lleva una vida ocupada, reducir el sueño puede parecer un movimiento inteligente. Pero cuando se trata de su salud mental, dormir lo suficiente es una necesidad, no un lujo. Saltar unas pocas horas aquí y allá puede afectar su estado de ánimo, energía, agudeza mental y capacidad para manejar el estrés. Y a largo plazo, la pérdida crónica de sueño puede causar estragos en su salud y perspectiva.

Si bien los adultos deben aspirar a dormir de siete a nueve horas cada noche, a menudo no es realista esperar que llegue el momento de acostarse y cerrar los ojos. Su cerebro necesita tiempo para relajarse al final del día. Eso significa tomarse un descanso de la estimulación de las pantallas (televisión, teléfono, tableta, computadora) dos horas antes de irse a dormir, dejar de lado el trabajo y posponer los argumentos, las preocupaciones o la lluvia de ideas hasta el día siguiente. En el artículo Cómo dormir mejor encontrará técnicas saludables para hacer la diferencia entre la inquietud y el sueño tranquilo.

 

 

Encuentre propósito y significado en la vida

Las personas derivan significado y propósito de diferentes maneras que involucran beneficiar a otras, así como a usted mismo (a). Puede pensar en ello como una forma de sentirse necesitado (a), sentirse bien consigo mismo (a), un propósito que lo motiva o simplemente una razón para levantarse de la cama por la mañana. En términos biológicos, encontrar el significado y el propósito es esencial para la salud del cerebro ya que puede ayudar a generar nuevas células y crear nuevas vías neuronales en el cerebro. También puede fortalecer su sistema inmunológico, aliviar el dolor, aliviar el estrés y mantenerle motivado (a). Si tiene sentido y propósito en la vida, es importante hacerlo todos los días.

 

 

¿Qué le da sentido y propósito?

Involucrar el trabajo que proporciona sentido a sí mismo (a) y a los demás. Participe en actividades que desafíen su creatividad y le hacen sentir productivo (a), ya sea que le paguen o no. Algunas ideas son jardinería, dibujo, escritura, tocar un instrumento o construir algo en su taller.

Relaciones. Dedicar tiempo de calidad a las personas que le importan, ya sean amigos, nietos (as) o familiares de edad avanzada, puede ayudar en su salud y la de ellos o ellas, al tiempo que le brinda un sentido de propósito.

El cuidado de una mascota. Sí, las mascotas son una responsabilidad, pero cuidar de una hace que se sienta necesitado y amado. No hay amor tan incondicional como el amor que una mascota puede dar. Los animales también pueden sacarle de la casa para hacer ejercicio y exponerse a nuevas personas y lugares.

Trabajar como voluntario (a). Así como para ser sociales, también los seres humanos están programados para dar a los demás. El significado y el propósito derivados de ayudar a otros o a la comunidad pueden enriquecer y expandir su vida, y hacer que se sienta más feliz. No hay límite para las oportunidades de voluntariado individual y grupal que puede explorar. Las escuelas, iglesias, organizaciones sin fines de lucro y organizaciones caritativas de todo tipo dependen de los voluntarios para su supervivencia.

Cuidar. Cuidar de un padre anciano, un cónyuge discapacitado, una niña o un niño con una enfermedad física o mental es un acto de bondad, amor y lealtad, y puede ser tan gratificante y significativo como desafiante.

 

 

Cuándo buscar ayuda profesional

Si ha realizado esfuerzos constantes para mejorar su salud mental y/o emocional y aún no funciona de manera óptima en el hogar, el trabajo o en sus relaciones, puede ser el momento de buscar ayuda profesional.