Cultivando la felicidad:

cinco pasos para obtener más satisfacción y alegría de la vida.

 

Queremos ser felices, pero, ¿Cómo ser feliz? ¿Es posible llegar a ser una persona más feliz? Y si es así, ¿Cuál es la mejor manera para llegar a serlo? Los investigadores en el campo de la psicología positiva han estudiando estas preguntas y las respuestas son alentadoras. Realmente puede aumentar su felicidad y su satisfacción general con la vida y no requiere un boleto ganador de la lotería o algún otro cambio drástico de circunstancias. Lo que se necesita es un cambio interno de perspectiva y actitud.

 

Lo que no le hará feliz.

¿Tiene usted, como muchas personas, una lista mental de las cosas que cree que necesita para ser realmente feliz? Hay muchos aspectos externos que nuestra sociedad nos enseña a perseguir: éxito, riqueza, fama, poder, buena apariencia, amor romántico. ¿Pero realmente son la clave de la felicidad?

La investigación dice que no, al menos cuando se trata de la felicidad a largo plazo. Un  aumento de sueldo, una nueva relación de pareja, un auto nuevo, perder peso. Estas cosas pueden hacernos sentir bien al principio, pero la emoción no dura mucho. Los seres humanos nos adaptamos rápidamente a las nuevas circunstancias, una cualidad que nos ha ayudado a sobrevivir y prosperar. Pero también significa que las cosas buenas que inicialmente nos hacen más felices pronto se convierten en nuestra nueva normalidad y volvemos a nuestra antigua línea base de felicidad.

 

Mitos y hechos sobre la felicidad.

Hay muchos mitos sobre lo que le hará feliz. Entonces, antes de emprender un recorrido por las estrategias que funcionan para aumentar la felicidad, prescindamos de las que no funcionan.

 

Mito: el dinero le hará feliz.

Hecho: es estresante cuando preocupa el dinero. Para ser feliz, necesita suficiente para cubrir sus necesidades básicas: cosas como comida, refugio y ropa. Pero una vez que tenga suficiente dinero para sentirse cómodo, obtener más dinero no hará mucha diferencia en lo feliz que es. Por ejemplo, los estudios de los ganadores de la lotería muestran que después de un período relativamente corto de tiempo, no están más felices de lo que eran antes de su victoria.

 

Mito: necesita una relación para ser feliz.

Hecho: estar en una relación de amor saludable y de apoyo contribuye a la felicidad, pero no es cierto que no pueda ser feliz y realizado si es soltera o soltero. De hecho, los solteros que tienen amistades y búsquedas significativas son más felices que las personas en relaciones románticas desajustadas. También es importante tener en cuenta que incluso un buen matrimonio o una asociación romántica no conducen a un aumento permanente e intenso de la felicidad. Usted, no su pareja o los miembros de su familia, son responsables de su propia felicidad.

 

Mito: la felicidad disminuye con la edad.

Hecho: contrario a la creencia popular, las personas tienden a ser más felices con la edad. Estudio tras estudio confirma que los adultos mayores experimentan emociones más positivas y menos (menos intensas) emociones negativas que los jóvenes y los adultos de mediana edad. En general, los adultos mayores también están más satisfechos con sus vidas, menos sensibles al estrés y más estables emocionalmente. Incluso con las pérdidas que vienen con la edad, es el momento de vida más feliz para muchas personas.

 

Mito: algunas personas son simplemente más felices que otras.

Hecho: la genética juega un papel en la felicidad. La investigación actual sugiere que las personas nacen con cierto «punto de ajuste» de felicidad. Pero eso solo representa aproximadamente la mitad de nuestro nivel de felicidad. Otro 10% se debe a circunstancias de la vida. Eso deja un 40% determinado por sus acciones y elecciones.

 

Paso 1: entrenar para ser más positivo.

Nuestros cerebros están conectados para notar y recordar las cosas que están mal. Es un mecanismo de supervivencia que ayudó a mantener seguros a nuestros ancestros que habitaban en cuevas en un mundo donde había muchas amenazas físicas. Pero en el mundo relativamente seguro de hoy en día, esta predisposición biológica a centrarse en lo negativo contribuye al estrés y la infelicidad.

Podemos entrenar nuestros cerebros para que sean más positivos. Esto no significa poner una cara sonriente y silbar una melodía feliz sin importar lo que está pasando. No tiene que ignorar la realidad o pretender que las cosas son maravillosas, incluso cuando no lo son. Pero así como vivir en cosas negativas alimenta la infelicidad (y juega un papel importante en la depresión y la ansiedad), elegir observar, apreciar y anticipar la bondad es un poderoso refuerzo de la felicidad.

Expresar gratitud

Enseñarse a sí mismo para estar más agradecido puede marcar una gran diferencia en su felicidad general. La gratitud le ayuda a experimentar emociones más positivas, a disminuir la depresión, a sentirse mejor consigo mismo, a mejorar sus relaciones y a fortalecer su sistema inmunológico.

 

Paso 2: nutra y disfrute de sus relaciones.

Las relaciones son una de las mayores fuentes de felicidad en nuestras vidas. Mientras más feliz sea la persona, más probable es que tenga un gran círculo de apoyo de familiares y amigos, un matrimonio satisfactorio y una vida social próspera.

Es por eso que nutrir sus relaciones es una de las mejores inversiones emocionales que puede hacer. Si hace un esfuerzo para cultivar y construir sus conexiones con los demás, pronto cosechará las recompensas de emociones más positivas. A medida que se vuelva más feliz, atraerá a más personas y relaciones de mayor calidad, lo que generará una mayor positividad y disfrute.

Haga un esfuerzo consciente para mantenerse en contacto. En nuestra sociedad ocupada, es fácil quedar atrapado en nuestras responsabilidades y descuidar nuestras relaciones. Pero perder el contacto con amigos es uno de los remordimientos más comunes al final de la vida. Haga un esfuerzo para mantenerse en contacto con las personas que hacen su vida más brillante. Tómese el tiempo para llamar, escribir o verse en persona. Estará más feliz por eso.

Invierta en tiempo de calidad con las personas que le importan. No es solo pasar tiempo con amigos y familiares, es cómo lo utiliza, estar juntos frente al televisor no le acercará más. Las personas que están en relaciones felices hablan y comparten lo que sucede en sus vidas y cómo se sienten. Siga su ejemplo y tome tiempo para hablar y disfrutar de la compañía de los demás.

Ofrezca cumplidos sinceros. Piense en las cosas que admira y aprecia de la otra persona y luego cuéntelas. Esto no solo hará que la otra persona sea más feliz, sino que lo alentará a ser un mejor amigo o compañero. Como práctica de gratitud, también le hará valorar más la relación y sentirse más feliz.

Busque personas felices. La felicidad es contagiosa, literalmente se puede tomar un buen estado de ánimo (también se puede poner de mal humor, pero afortunadamente, la tristeza es menos contagiosa que la felicidad). Así que haga un esfuerzo para buscar y pasar tiempo con personas felices. Antes de que se dé cuenta, sentirá la felicidad también.

Disfrute de la buena fortuna de los demás. Una de las cosas que realmente separa las relaciones sanas y satisfactorias del resto es la forma en que las personas responden a la buena fortuna y el éxito de los demás. ¿Muestra entusiasmo e interés genuinos cuando su amigo o familiar experimenta algo bueno? O ¿Ignora, critica o minimiza los logros, se siente envidioso o amenazado, o dice rápido, «que bien», y luego se va? Si desea relaciones más cercanas, preste atención cuando la otra persona esté emocionada. Haga preguntas, reviva la experiencia con la otra persona y exprese su emoción por él o ella. Recuerde, la felicidad es contagiosa, así que al compartir la experiencia, su alegría se convertirá en suya.

 

Paso 3: viva el momento y saboreé los placeres de la vida.

Piense en un momento en que estaba deprimido o ansioso. Lo más probable es que estuviera pensando en algo negativo del pasado o se preocupe por algo en el futuro. En contraste, cuando se enfoca en el momento presente, es mucho más probable que se sienta centrado, feliz y en paz. También es mucho más probable que note las cosas buenas que están sucediendo, en lugar de dejarlas pasar desapercibidas. Entonces, ¿Cómo empezar a vivir más en el momento y saborear las cosas buenas que la vida tiene para ofrecer?

La meditación de la atención plena es una técnica para aprender a vivir y disfrutar el momento, y no tiene que ser religioso o incluso espiritual para cosechar sus beneficios, simplemente hablando, la meditación es ejercicio para su cerebro. Cuando se practica regularmente, la meditación disminuye pensamientos negativos, ansiedad y depresión, al mismo tiempo, aumenta la alegría, la satisfacción y la paz. Además, ser consciente le hace participar más plenamente en el aquí y ahora, y apreciar las cosas buenas.

 

Paso 4: concéntrese en ayudar a los demás y vivir con sentido.

Hay algo verdaderamente gratificante en ayudar a los demás y sentir que sus acciones están haciendo una diferencia para mejorar el mundo. Es por eso que las personas que ayudan a quienes lo necesitan y le devuelven a los demás y a sus comunidades tienden a ser más felices. Además, también tienden a tener una mayor autoestima y bienestar psicológico.

Aquí hay algunas formas de vivir una vida más altruista y significativa:

Voluntario. La felicidad es solo uno de los muchos beneficios del voluntariado. Aproveche al máximo la experiencia como voluntario de una organización en la que cree y que le permite contribuir de manera significativa.

Practique amabilidad. Busque maneras de ser más amable, compasivo y generoso en su vida diaria. Esto puede ser algo tan pequeño como iluminar el día de un extraño con una sonrisa o salir de su camino para hacerle un favor a un amigo.

Utilice sus fortalezas. Las personas más felices saben cuáles son sus puntos fuertes únicos y construyen sus vidas en torno a actividades que les permiten usar esas fortalezas para el bien común, hay muchos tipos de fortalezas, bondad, honestidad, creatividad, amor por la enseñanza, perseverancia, lealtad, optimismo, humor, etc.

 

Paso 5: cuide mejor su salud.

Puede ser feliz incluso cuando padece una enfermedad o tiene mala salud, pero eso no significa que deba ignorar los aspectos de su salud que están bajo su control. El ejercicio y el sueño son particularmente importantes cuando se trata de la felicidad.

Haga que el ejercicio sea un hábito regular.

El ejercicio no solo es bueno para el cuerpo, también tiene un poderoso efecto sobre el bienestar mental. Las personas que hacen ejercicio regularmente son más felices en general. Además, también están menos estresadas, enojadas, ansiosas y deprimidas.

Realmente no importa qué tipo de ejercicio haga, siempre y cuando lo haga regularmente. Para obtener los mejores resultados, considere una hora de ejercicio al menos cinco días a la semana. Si encuentra algo que disfruta, es más probable que lo respete. Así que no piense que está limitado a ir al gimnasio o ponerse tenis para correr. Encuentre algo que se adapte a su estilo de vida y preferencias. Podría ser tomar una clase de baile, jugar a los aros, caminar en la naturaleza, unirse a una liga de deportes de la comunidad, jugar voleibol, correr con su perro, nadar en la piscina, caminar, andar en bicicleta o hacer yoga en el parque. Si tiene problemas para pensar en actividades que disfruta, piense en cuando era niña o niño. ¿Qué deportes o juegos le gustaban?

Obtenga el sueño que necesita.

Tener sueño de calidad todas las noches afecta directamente su felicidad, vitalidad y estabilidad emocional durante el día. Cuando está privado de sueño, es mucho más susceptible al estrés. Es más difícil ser productivo, pensar creativamente y tomar decisiones. ¿Cuánto necesita dormir? Según los científicos del sueño, la persona promedio necesita al menos de siete y media a nueve horas cada noche.

 

 

Recuerde: las personas que tienen un alto grado de felicidad muestran generalmente un enfoque del medio positivo, al mismo tiempo que se sienten motivadas a conquistar nuevas metas. ¿No es feliz? Estoy a sus órdenes.